Screen Shot 2016-05-08 at 08.55.46

Las fotos de nuestra Primera Dama son un fiel retrato de su personalidad ya que, en realidad, no son un retrato de ella sino de la Quinta Presidencial de Olivos. En todas y cada una de las tomas, la Residencia Presidencial es el protagonista tanto en forma de columna o de fachada pseudo-Palladiana. A pesar de que la misma es empujada tanto por Awada como por los productores fotográficos de Vogue al mero rol de Gestallt o, fondo, frente al cual una escena (alta y relevante) ocurre, en el caso de las fotos para Vogue España cuando la cámara intenta un close up la Quinta presidencial y su ‘nueva’ decoración conspiran.

Screen Shot 2016-05-08 at 08.55.55

Para el arquitecto renacentista originario de Vicenza, Andrea Palladio, la fachada es el rostro del edificio. Hay algo antropomórfico en las alas (los brazos) y el frente (la cara) del edificio. Es por eso que poner a doble pagina a competir el edificio con Juliana Awada la deja en un lugar subsidiario y decorativo que es, exactamente, por lo que su rol está siendo criticado. Digamos que no se hace ningunos favores esta señora. Respecto de la foto de la izquierda, la inserción de la columna lleva la asociación visual a los retratos reales en la tradición de Anthony Van Dyck y Pantoja de la Cruz. La columna siempre representa el poder y tanto el rey como la reina representados no se apoyan en la columna sino que son una columna ‘humana’. En este caso, Awada esta muy mal aconsejada porque termina apoyándose en la columna como si fuera la necesitara para existir. En terminos de composición y análisis visual, esas horrendas masetas de ‘beach house’ de Palm Beach distraer al espectador de la campana del vestido. Ese vestido necesitaba un fondo blanco que los productores de Vogue España no se animaron a producir.

Screen Shot 2016-05-08 at 08.56.02

Esta foto plantea toda una serie de problemas de vestuario tanto para madre como para la hija. El vestido en red copia de Yves Saint Laurent en su versión darkie punk es una muy mala elección para una Primera Dama con su hija en Olivos. La hija vestida de bailarina traslada la asociación visual al del hogar aristocrático en tanto lugar privado pero es ahí en donde el vestido de Awada hace cortocircuito tanto en terminos de decoro (las redes negras para ayudar a su hija a dar sus primeros pasos como bailarina?) como en terminos visuales porque era demasiado tarde y la luz ya no alcanzaba para esa toma. Nuevamente, su hija y la fachada de la casa empujan fuera de la imagen a una mujer sin personalidad ni psicológica ni física.

Screen Shot 2016-05-08 at 08.56.16

Esta foto seria fantastica si hubieran arreglado al chorro como vertical y no como una suerte de ducha que le cae en las tetas y si no usara esa pollera con plataformas que parece estar usando. Siempre que Awada va en una dirección, enseguida la desdice y esto refleja su personalidad que es un ‘si pero no’ constante.

Screen Shot 2016-05-08 at 08.56.43

 

La foto de la bicicleta es incomprensible para la dignidad de una Primera Dama. Personalmente, creo que esta foto es muy violenta porque Awada se olvida de su responsabilidad y jerarquía para transferir la fuente de valor del Pueblo Argentino a la cámara de Vogue y este es un error de elegancia (real) que esta señora, a esta altura, ya no puede cometer. J A T

EN DÍAS NADA MÁS PARTO A ROMA CON UN GRUPO DE LANP-INSTITUTEERS

 

Art Critic & Blogger 20,000 daily readers

32 Comment on “EN LAS FOTOS DE JULIANA AWADA PARA VOGUE ESPAÑA, LA QUINTA DE OLIVOS LE QUEDA MUY GRANDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: