Una madre, como un hijo, supongo, son espejos mutuos, mejor dicho, ‘semblanzas’. En la historia del arte, este concepto está directamente relacionado con aquellas figuras retóricas de desplazamiento como las alegorías o la metáforas. Es por eso que el arte o, mejor dicho, las obras de arte obran en el mundo como los seres amados. Sólo nos permiten hacernos presente, es decir, percibirlos o percibirlas en el presente (en lugar de verlas desde el resentimiento del pasado –en el caso de los seres amados- o desde la teoría o la alusión a otros artistas en un contexto académico –en el caso del arte) cuando son lo que dicen ser.

unnamed-7

En los ultimos días de mi más larga de lo planeada estadía en Buenos Aires tuve que internar a mi mamá para hacerle los análisis que rebelarían casi con certeza que esa enfermedad que corre en nuestro ADN… regresó. Viviendo en Inglaterra, un país en el que logro ser yo pero que no me termina de completar, este tipo de situaciones sacude los simientos del ya precario edificio de mis emociones.

En esta última visita a Argentina me senti casi todo el tiempo aturdido. Es muy difícil de explicar pero para alguien que viene de paises con una cultura mas orientada al servicio, tomar cafes o almorzar en Buenos Aires es algo asi como una odisea emocional a la que los Argentinos ya estan acostumbrados. Tras llevar a mi mamá al médico de ese día (este fue el oftalmologo que le confirmaría que no tiene cura), tuve que cruzar la calle con ella del brazo a las corridas porque los autos que doblaban no se detenian. Al llegar al Los Dos Chinos de Callao y pedir un almuerzo, violentamente costoso (como los taxis y la mayoria de las cosas) oí a un jóven mozo preguntarle a una señora de unos setenta pico y de años si se había olvidado de como caminar por el simple hecho de pedirle que le trajera una ‘doggy bag para los restos de su (también) costosa ensalada’, cosa que, segun el empleado, debía hacerse en persona y en la caja.

Al cabo de tres semanas aprendí a seducir o hacerme amigo para tener aquello que me deberia ser dado a cambio de dinero. Al llevar a la guardia a mi mamá –todo esto en el contexto de un plan de OSDE bastante elevado- y para que procedieran con la internación para los analisis que su oncologo le pedia con character de urgencia, la decision recayo sobre un joven homosexual que tras varias sonrisitas y tocadas de hombro acabo accediendo a mi pedido. En Argentina, uno tiene que hacer lo que tiene que hacer aunque el costo espiritual sea alto. El miedo, siempre el miedo. Es así que poco a poco el espiritu iba dejando mi cuerpo mientras el miedo por el futuro inmediato de mi mamá y el reflejo de mi propia muerte proyectada a futuro (con un presente sin hijos ni pareja y cada vez menos dinero) deparaba para mí. A veces creo que soy una rata y que merezco ser tratado asi.

El blog está en un momento interesante porque no es nuevo sino que, a pesar del constante ninguneo del establishment, está establecido como un medio de comunicación en escala. Con más de 20,000 lectores diarios, incluso un enemigo del mismo como Maria Paula Zacharias tuvo que aceptar su influencia al decir que la cantidad de oyentes que se acercaron con mi paso por su programa de radio fue ‘enorme’ (sic). Pero con esto viene también el que mucha gente que se me acercó através del blog tenga hoy opiniones que, por alguna razón, debo escuchar y que, teniendo en cuenta la naturaleza híbrida público privada del mismo termina con un juicio moral en el que la crítica termina siendo: ‘vos sos el que habla mal de la gente’ como si la cosa fuera ‘hablar mal’ y no ‘como se habla , a veces, mal, de la gente’. La clave del blog, supongo, no es lo que se dice sino como se lo dice. Al sumar los diferentes niveles de ‘personalizacion’ de la vida en Buenos Aires uno termina vacio. La culpa se lleva gran parte de la energía. Culpa por no contester los emails, por no juntarse a tomar el cafecito, por no estar sosteniendo la chata a mi mama, por no dejar propina a una y cada una de las enfermeras, por no saber ser ‘un buen peronista’ con las ‘negritas’ que se ocupan de cuestiones menores pero, llegado el punto, vitales. Hay una division social que nos desangra y a mi, personalmente, me aliena cada vez mas de la Argentina. J A T

Art Critic & Blogger 20,000 daily readers

32 Comment on “EN ESTE ÚLTIMO VIAJE A ARGENTINA ME SENTÍ ATURDIDO Y, EVENTUALMENTE, VACÍO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: