En este lugar del mundo todo te lleva a sentirte y ser un inservible. La cuestión no es más ser o no ser sino ser y poder seguir siendo. Ayudé a una señora con bastón a cruzar una avenida difícil, el semáforo no funcionaba, los autos no paraban, la impotencia le hacía temblar la mano que sostenía su bastón. Mientras cruzábamos me contó que venía de otra provincia y que le dolió mucho cuando se dio cuenta que tenía que, para moverse en este lugar, aprender a ser maleducada. La indiferencia es reina, la corrupción existe en cada mínimo resquicio. Este lugar oprime y punza.

El médico que le dijo a mi viejo que se iba a morir y que no había ya más esperanzas no lo miró nunca a los ojos, no nos miró tampoco a nosotros a los ojos. La cremación fue un rito estúpido en el que me esforzaba por no estallar de ira contra los reidores del lugar, el cura burocratizado y burocratizante, y la lista de muertos esperando a que se desocupé el crematorio. La metáfora es la metástasis que desarrollamos todos los que somos de este lugar. Y es más real que metafórica la realidad. Hago mi mejor trabajo pero se ilusiona solo el que puede.

Art Critic & Blogger 20,000 daily readers

One Comment on “‘EL MÉDICO QUE LE DIJO A MI VIEJO QUE SE IBA A MORIR NUNCA LO MIRÓ A LOS OJOS’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: